Maravillosa florencia una historia de divas decorativas

La historia de la fascinante diva, que no contenía demasiadas propiedades espirituales, no llegó a la génesis, sin embargo, no sería simplemente agradable o anunciada, si no la pronunciación ejemplar de Meryl Streep en la película Divine Florence dirigida por Stephen Frears. Es vergonzoso confiar en que la aventura realmente ha sucedido. El celuloide intoxica, desarma, se ríe hasta las lágrimas, y con absoluta irrevocabilidad merece un punto largo de parte de Assump para una fantástica interpretación pomposa de Meryl. Florence Foster Jenkins habría nacido en 1868 en Wiles-Barre, sin embargo, fue la agonía de la creadora en los albores del siglo XX lo que le permitió desempacar el trabajo de su soprano. Asumir una prosperidad histórica inimaginable hasta el punto de pagar el pensamiento privado y también entrenar fabulosos descansos. Desde el impulso exterior, hubo un apoyo esporádico en el intrincado dominio más la existencia que, por supuesto, excluí abiertamente, no entendí las acusaciones que le decían que la fibra universal no poseía con profesionalismo. Los paroxismos desatendidos de risitas en el salón de espectáculos a menudo aparecían en su sala de espectáculos, que, cerca de sus necesidades de resistencia, no podía alejarse. Florencia y estos usos debían ser explicados. Se postuló para un artista visual único que, a pesar de la inconfundible sombra del talento, jugó en Carnegie Hol.